23 diciembre 2010

17 diciembre 2010

asustada

Hasta ahi.
No se si vamos a avanzar más hacia adentro, parece que te cubre una armadura y tratar de estar más cerca sólo me hace chocar y muchas veces me lastima. Podría ser porque hoy es 17, que la próxima todo será diferente... (eso espero) Sólo que no se.
Esta semana reprobé (o reprobó ella: la semana), sacamos de calificación cuando mucho un "suficiente"
y si, creo que mi energía se terminó al menos por hoy, y quiero mandar todo a la goma, tal vez mañana vaya a darme de baja y ya no pague (porque es por adelantado, no?, entonces lo que fuera a pagar sería por lo que aún no he aprendido, si entendí bien las reglas del juego)
Durante la semana, y tal vez más ayer, observé, reflexioné, me quejé otra vez y más de mi gente, de México (México, ra-ra-ra!) Me da vergüenza lo que pasa, los errores, la desidia, la ignorancia, la discriminación, las injusticias, la mediocridad... Y cuando caigo en alguna de las anteriores o en otra también vergonzosa, me siento mal, me enojo o me pongo triste. A veces me dan ganas de corregir lo que hice mal, a veces lo hago, otras veces me callo y quisiera guardarme un rato en mi casa, en mi cuarto, en mi cama, adentro de mi mente. Preferiría dormirme y despertar sola, sin despertador vivo ni artificial: sola.
En días como este quiero tiempo para mi, quiero silencio, no quiero escuchar quejas, reclamos ni regaños. Me pongo intolerante. Y regresamos al círculo de las cosas que me molestan de otros y más de mi. Y vuelvo a querer encerrarme en mi. Estar sola.

Entonces me doy cuenta que tal vez también yo quiero una armadura, y será porque la necesito.

14 diciembre 2010

hola

apareces y desapareces
ahora no se qué esperar, no se si esperar algo.
Callas casi siempre o te escucho muy poco, pero así prefiero
por el momento.
Por lo general no te entiendo, ni quiero hacerlo.
Se perdería el encanto entonces.
A veces contigo pero casi siempre sin ti y por el momento está bien así.